SEMILLAS DE PAZ

El poder – sólo el poder – es muerte, el amor es vida. Pero si enlazamos en un mismo acorde el poder y el amor, no habrá raíces podridas que no sanen, ni huesos calcinados que no se revistan de primavera, ni barrancos que no se pueblen de cipreses, ni muerte que no se transforme en fiesta..

Tú, Dios santo y amoroso, eres al mismo tiempo poder y amor. Nada se te escapa, todo lo puedes. Tu amor incondicional alcanza de manera preferente a criaturas frágiles como yo. Solo tu amor me sana y me redime, amén.

 P. Ignacio Larrañaga.

 

SEMILLAS DE PAZ

 

El destino definitivo del hombre en el devenir de la transhistoria es derrotar el egoísmo; mejor, liberar sus grandes energías encadenadas hoy a sí mismo, y proyectarlas al servicio de todos en bondad y amor..

Oh mi Señor Jesucristo, tú que todo lo puedes, haz el prodigio de que yo no me mire tanto a mí mismo, no me busque a mí mismo sino que me abra en benignidad, bondad y afecto a todos los hermanos que me rodean, amén.

P. Ignacio Larrañaga

 


 

SEMILLAS DE PAZ

 Sólo en la noche profunda de la fe, cuando callan la mente y la boca, en el silencio total y en la Presencia Total, dobladas las rodillas y abierto el corazón, sólo entonces aparece la certeza de la fe, la noche se trueca en mediodía, y se comienza a entender al Ininteligible. Mientras tanto tenuemente vamos vislumbrando tu figura entre penumbras, huellas, vestigios, analogías y comparaciones. Pero cara a cara no se te puede mirar. Eres el Dios de la Fe. .

Oh Dios eterno e invisible. En este día yo quiero doblar las rodillas, y, callada mi mente y mi boca, te abro de par en par las puertas de mi intimidad, y te adoro, te adoro, amén.

 P. Ignacio Larrañaga


SEMILLAS DE PAZ

 

Me gustaría llegar a ser una lámpara que nunca fuera conquistada por la oscuridad ni apagada por el viento. .

Dios mío. Haz que yo sea una luz que ni los vientos ni las tempestades jamás la apaguen. Quiero ser luz y calor para mi casa y para la calle. Realiza Tú este prodigio, amén.

 P. Ignacio Larrañaga.


SEMILLAS DE PAZ

 

"Al amable todo el mundo ama, al respetable todo el mundo respeta. Con el
encantador todo el mundo simpatiza. Pero ¿perdonar al ofensor, callar ante
una grosería, ser afectuoso con el insoportable?

Sólo aferrados a un Jesucristo vivo se puede tragar saliva, ceder, dejar pasar, tener paciencia, comprender, perdonar... .

Oh mi Señor Jesucristo, concédeme la gracia de que, en este día, pueda
perdonar las ofensas antiguas y recientes, responder con dulzura cuando me
levanten la voz, dar muestras de cariño a las personas difíciles, callar
ante una grosería, tener paciencia con las personas desagradables, no dar
importancia a las cosas pequeñas. Y así, mi Señor, yo seré tu fotografía
viviente, amén."
 

P. Ignacio Larrañaga.

 


SEMILLAS DE PAZ

 

"En el círculo central de una persecución, hay noches de insomnio, ácidos altercados, taquicardias, rumores alarmantes, momentos de pánico, pleitos en los tribunales, de todo.

Y, en esa situación, cuando la nave hace agua por todas partes, ¿en qué asidero agarrarse? ¿dónde refugiarse?

Dios, Dios es la única ancla de salvación en medio del naufragio universal.

En numerosas oportunidades vemos al salmista, zarandeado por medio de la iniquidad
humana, casi ahogado, levantando los brazos e implorando auxilio al Señor..

Oh Dios ¡qué tremenda verdad! Cuando nos hallamos en el centro del círculo, un círculo de fuego, envueltos en persecución, incomprensión, alarma...

Dios mío, Dios mío, entonces Tú eres mi único refugio. ¡Sálvame, Señor! Amén"
 

P. Ignacio Larrañaga.


Talleres de Oración y vida

María

Para orar