María, envuélvenos en el manto de tu silencio, y comunícanos la fortaleza de tu Fe, la altura de tu Esperanza y la profundidad de tu Amor..

Madre Santa, María de Nazaret. Míranos con amor y cuídanos constantemente con solicitud maternal. En los días grises cúbrenos con tu manto de silencio, y haz de nosotros hijos vivientes y redimidos por tu Hijo, amén.

P. Ignacio Larrañaga.

 

  

Organizar un ejército, respondió Jesús, es tarea relativamente fácil. No he venido a aniquilar a los romanos. He venido a traer otra liberación: a sujetar a los demonios del corazón, a transformar el odio en amor y la venganza en perdón, a poner en desbandada a las legiones del egoísmo, a devolver bien por mal y amar al enemigo, a conquistar los imposibles y alcanzar una estrella con la mano. Cuando se haya culminado esta liberación, ya no será posible en el mundo la dominación de los unos sobre los otros..

Señor Dios, vivo y verdadero, dame la sabiduría y la capacidad de transformar el odio en amor y la venganza en perdón, devolver el bien por el mal porque para el amor no existen imposibles. Opera, Señor, en mí, prodigios de santidad, amén.

P. Ignacio Larrañaga

Para orar

Semillas de paz

Talleres