Reflexiones del grupo de liturgia

      

 

¡No tengáis miedo! ¡Ha resucitado, como había dicho! ¡Alegraos!

 

Ciertamente es este un día santo y gozoso para nosotros los cristianos. A lo largo de cuarenta días nos hemos ido preparando –mal que bien- para vivir la alegría de este día. Nosotros, pequeño grupo reunidos en torno a este Cirio Pascual, a este altar, nos unimos a la alegría de toda la Iglesia.

 

¡No tengáis miedo! es el mensaje que hemos escuchado en el evangelio. Lo definitivo, lo que supera nuestras pequeñeces, nuestras enfermedades, nuestras manías, lo que va a ser para siempre, ha comenzado ya aquí en Jesús. El mal ha sido vencido por Cristo. La muerte ha sido vencida por la vida. En Cristo, la humanidad entera realiza la “pascua”, el paso, y los cristianos somos conscientes de ello.

  

En esta noche santa hemos venido a participar de los ritos de una misa especial y nos encontramos con que se nos pide vivamos la emoción de aquellas mujeres que fueron al sepulcro. Tal vez hemos venido a rezar a Dios y hoy lo que él quiere es llenar de luz y de gozo nuestras tristes y grises vidas. ¡Jesucristo vive! es el meollo de la fe cristiana. ¡Jesucristo vive! y vive para nosotros y en nosotros. La frase central del evangelio –y por tanto de todas las lecturas de hoy- es: “¡Jesús, el crucificado, ha resucitado y va por delante de vosotros a Galilea!”

 

En nuestra Galilea personal, en nuestra vida cotidiana, en nuestro mundo debemos vivir “sin miedo” y con alegría la fe, el amor y la esperanza que son los dones del Resucitado.

 

 


 

¡CRISTO HA RESUCITADO, ALELUYA!

 

Lo acabamos de escuchar en el Evangelio. Es la mejor noticia que podíamos recibir los hombres y las mujeres de esta sociedad nuestra, tan desilusionada, enfrentada, violenta e injusta.

 

Cristo ha Resucitado para nuestra salvación, ahora sabemos que Dios es incapaz de defraudar las esperanzas de quienes le invocan como Padre. Dios es Alguien con fuerza para vencer la muerte y resucitar todo lo que puede quedar muerto.

 

Ahora sabemos que Dios es Alguien que no está conforme con este mundo injusto, en el que los hombres somos capaces de crucificar, incluso al mejor hombre que ha pisado nuestra tierra. Dios es Alguien, hermanos, empeñado en salvarnos por encima de todo, incluso, por encima de la muerte.

 

Con Jesús Resucitado, ni el mal, ni la injusticia, ni la muerte tienen ya la última palabra. Con Jesús Resucitado, la vida no es un enigma sin meta ni salida. Porque, conocemos ya, de alguna manera, el final.

 

No olvidemos: Hoy la fe nos dice que, a esta vida crucificada, vivida con el espíritu de Jesús, sólo le espera la resurrección. Por eso, nuestra perspectiva, nuestro horizonte es sugestivo, tiene futuro: Todos aquellos que luchemos por ser cada día más humanos, un día lo seremos. Todos aquellos que trabajemos por construir un mundo más habitable y justo, un día lo conoceremos. Todos los que, de alguna manera hayamos creído en Cristo y hayamos vivido con su espíritu, un día lo gozaremos, sabremos lo que es VIVIR, con mayúsculas.

 

Escuchamos atentos lo que el mismo Jesús nos dice: "Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. Y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees tú esto?" (Jn 11, 25).

 

Esta es la pregunta que hoy nos hace el mismo Jesús.

 

Ahí, precisamente en tu respuesta, te juegas el sentido de tu vida y la esperanza de tu muerte. ¿Nos lo pensamos en un momento de silencio?

 

 

  

 

Celebración de la Eucaristía

Dios habla a su pueblo

Comentarios sobre las lecturas

 

 

Principal ] Tiempo Pascual ] Triduo Pascual ] Tiempo de Cuaresma ] Tiempo Ordinario ] Nuestro correo ] Oración mensual ] Celebraciones litúrgicas ] Albia ] Sobre la liturgia ] Familia cristiana ] Sacramentos ] EL DOMINGO ] Homilías ] Lecturas del día ] Red de evangelización ] Contraportada ] Mensaje para la semana ]

Exclusivamente para uso privado. No reproducir.