PROCESOS DE LA EDUCACIÓN EN LA FE

  

Somos conscientes de que la catequesis se enmarca en un proceso educativo, que requiere el desarrollo y crecimiento en la Fe, a lo largo de toda la infancia, y ha de tener continuidad en el crecimiento armónico de la personalidad integral del individuo.

 Somos conscientes, así mismo, de que en esta tarea es insustituible la acción de los padres, puesto que son ellos, los primeros responsables de la fe de sus hijos.

 Desde ahí nos ofrecemos gustosas/os a colaborar, en este proceso de la Educación en la Fe de nuestros niños y niñas en nombre de la Comunidad Parroquial, que nos confía este Ministerio.

 Para unificar y hacer más eficaz nuestra labor, nos proponemos los siguientes criterios prácticos:

 

1.       Favorecer la experiencia y el crecimiento de la Fe de los niños, que integra en una única catequesis la realidad bilingüe de nuestro pueblo. Cada Parroquia asume esta realidad y la acompaña.

 

2.       Atención preferente a las padres y madres. Los padres que piden los sacramentos para sus hijos podrán realizar un proceso adecuado que suponga un replanteamiento de su Fe. Sabemos que el niño aprende de lo que ve, y de manera especial de lo que ve en sus padres.

 

3. El despertar Religioso, primer curso de catequesis, requiere un tratamiento especial, en él se ponen las bases de una fe bien cimentada. El descubrimiento del Dios Padre, envuelto en el cariño de los padres, es prácticamente determinante en el proceso posterior de la fe del niño/a

 

4. La Parroquia al que pertenece cada niño, es el tugar idóneo para desarrollar, vivir y celebrar su Fe, así como para la recepción de los Sacramentos. Debemos integrar, progresivamente, al niño y a la niña en la comunidad Cristiana a través de los adultos. Creemos de capital importancia que, padres, catequistas y Comunidad Parroquial, les acompañemos en el proceso de la iniciación en su Fe, en las Celebraciones y en la Eucaristía dominical.

 

5. La celebración de la 1ª Eucaristía, requiere 4 años de preparación, y debe garantizarse la continuidad catequética después de la celebración del Sacramento. La meta de la catequesis no es la 1ª comunión sino hacer seguidores comprometidos de Jesús y miembros vivos de la Comunidad Eclesial.

 

6. Las celebraciones de la 1ª Penitencia y la Eucaristía, deben celebrarse destacando en cada Sacramento su significado peculiar, por lo que, La Primera Penitencia se celebra en el tercer curso de catequesis y la Eucaristía en cuarto.

 

7.  Queremos dar a las Celebraciones de la Primera Eucaristía, todo el Valor Religioso que contiene, para eso procuraremos sitiarlas, dentro de un ambiente festivo, de un tono de austeridad y respeto profundo. Para ello procuraremos cuidar mucho la preparación como su desarrollo. Los grupos no excederán de 6 niños/as.

 

8. Para todas las celebraciones se irá asumiendo la realidad bilingüe, dependiendo de la realidad de la asamblea reunida en cada celebración.

 

9. La Celebración de la Primera Eucaristía, se realizará a partir de 4º, en la Misa de la Catequesis o de la Familia, y a lo largo de todo el curso (cuando las familias lo soliciten).

 

10. Estamos condicionadas por la falta de catequistas en las dos lenguas, asumimos nuestra responsabilidad catequética en la medida que tengamos catequistas para prestar este servicio.

La ubicación de cada catequesis, dependerá de esta realidad.


JESÚS ENVÍA A LOS APÓSTOLES

 

 

Principal ] Oración mensual ] Celebraciones litúrgicas ] Albia ] Sobre la liturgia ] Familia cristiana ] Sacramentos ] Celebrar el Domingo ] EL DOMINGO ] Homilías ] Lecturas del día ] Red de evangelización ] Contraportada ] Mensaje para la semana ]

Exclusivamente para uso privado. No reproducir.