<%@ Language=JavaScript %> Parroquia de S. Vicente Mártir de Abando. Reflexiones. Comentarios. Homilias

 

Lecturas del día Celebración de la Eucaristía Lo llevaron a crucificar La Pasión del Señor
Lc 19,28-40 Si hay que ir, se va Dios nos revela su amor Reflexión personal y en grupo
Is 50,4-7 Salmo 21 meditado Pasión ayer y hoy ¿Hemos encontrado nuestro papel?
Flp 2,6-11      

 

 

 

Domingo DE RAMOS

             EN LA PASIÓN DEL SEÑOR
 

 16 de Marzo de 2008

Misa pr. sin Gloria. Credo. Prefacio propio

 

 

 

REFLEXIONES SOBRE LAS LECTURAS

 

Nota: Lc 19,28-40

 19,28-44: En este relato Jesús aparece como el Mesías pacífico y humilde anunciado por Zac 9,9-10, frente al Mesías triunfal que era esperado por la mayoría del pueblo (Lc 19,11). Algunos rasgos de la narración, como el clima de alegría o el extender los mantos al paso de Jesús, revelan su realeza, por muy paradójica que sea (1 Re 1,38-40; 2 Re 9,13). Es un anuncio simbólico de lo que se producirá en su resurrección, cuando Jesús se manifieste como Señor y Mesías (Hch 2,36). En medio de este momento triunfal de Jesús brotan, sin embargo, de su boca palabras de condena contra Jerusalén que no ha sabido reconocer la salvación de Dios.

 

Nota: Is 50,4-7

 50,4-9: En este nuevo canto del siervo se continúa el tema del ministerio por la palabra (Is 50,4). Pero también aparecen perfiles nuevos de este personaje semejantes a los que encontramos en las confesiones de Jeremías: el tema de la escucha atenta al designio de Dios (Is 50,4b-5), la resistencia ante los sufrimientos y agresiones que acarrea la misión (Is 50,6-7), y la confianza absoluta del siervo en la protección y auxilio de Dios (Is 50,7-9), que contrasta con la actitud del pueblo descrita antes (Is 50,1-3).

 

Nota: Flp 2,6-11

 2,1-11: Este es el pasaje central de la carta. Para urgir a los filipenses a que se comporten de manera humilde y servicial, Pablo invoca el ejemplo de Jesús, citando un precioso himno cristológico. Estamos probablemente en presencia de un himno que Pablo aprendió en alguna de las comunidades en las que pasó largos años, y hasta es posible que su origen se remonte a la catequesis primitiva de san Pedro (véase Hch 2,36; 10,36). Pero Pablo no se limita a citarlo; lo hace suyo, lo inserta en el contexto y lo completa con adiciones y reflexiones personales (p. e. la afirmación: y una muerte de cruz). Es éste uno de los mejores ejemplos de cómo Pablo incorpora a sus cartas materiales ya existentes marcándolos con su sello personal (véase Introducción a San Pablo, Claves teológicas). En este himno, aun sin ser mencionada explícitamente, se percibe la antítesis Adán-Cristo (véase Rom 5,12-17; 1 Cor 15,45-49). Adán, el prototipo del hombre viejo, en su intento de autodivinizarse, encontró el fracaso y la muerte. Cristo recorre el camino inverso, no como un destino fatal, sino con absoluta libertad. Su destino, y el nuestro si seguimos sus huellas, es la glorificación.

 

 

 


 

 

Reflexión personal y en grupo

 

Comienza la «semana mayor» de todo el año. La semana santa se ha convertido en muchos lugares en una mini vacación. Sugerencia: plantearme bien la semana santa. Si tengo posibilidad, dedicar esta «vacación» a atender lo que en la agitada vida diaria me veo imposibilitado de cuidar suficientemente: mi profundidad, mi oración, mi paz interior, el respaldo de coherencia interna que quiero dar a mi compromiso externo…

- El siervo de Dios responde con prontitud a la llamada para escuchar y anunciar la palabra del Señor. ¿Tengo yo esa misma disponibilidad? ¿Me puede el miedo a la persecución de los que quedan desenmascarados por esa palabra o es más fuerte mi confianza en Dios?

  - La semana santa puede ser buena ocasión para dar un repaso a las hipótesis teológicas más conocidas sobre la muerte de Jesús y su valor salvífico.

- La semana santa es la «semana mayor» y el triduo sacro es el la concentración de la celebración pascual, y la vigilia pascual es el momento culminante. Será bueno preguntar a algunas personas mayores que recuerden cómo eran las celebraciones de la Semana Santa antes de la reforma de Pío XII en 1950, con sus notorias diferencias con el modo actual. Y cabe preguntar: ¿por qué la Vigilia Pascual no ha entrado todavía en la conciencia del pueblo cristiano como lo que es: el centro de todo el año litúrgico?

- Aunque no estamos acostumbrados a hacerlo, también puede ser una buena actividad de grupo escuchar la Pasión según san Mateo, de Johan Sebastian Bach, presentada y comentada previamente por un buen conocedor de la misma.
 

 

 

Volver al inicio

 

 

 

Principal ] Tiempo de Cuaresma ] Tiempo Ordinario ] Nuestro correo ] Oración mensual ] Celebraciones litúrgicas ] Albia ] Sobre la liturgia ] Familia cristiana ] Sacramentos ] EL DOMINGO ] Homilías ] Lecturas del día ] Red de evangelización ] Contraportada ] Mensaje para la semana ]

Exclusivamente para uso privado. No reproducir.